Hasta hace apenas dos semanas podíamos disfrutar de la ciudad sin tener que llevar chaquetas gruesas pero ahora, ya con algunos grados menos, es imposible salir de casa sin el abrigo más abultado o la bufanda más caliente que tenemos en el armario, y así de abrigada me fui a pasear por Regent Street el … Continúa leyendo