Con tres grados en la ciudad lo único que apetece es taparte hasta el alma, así, literalmente. Pero en cuanto hay que hacer fotos, una empieza a desmelenarse… y ya me imagináis a mí en medio de Hyde Park sin la bufanda y la chaqueta, temblando y muriéndonos (mi chico hacía las fotos) de frío… … Continue Reading